Cómo entrenar en jaulas a un perro mayor

Entrenar a un perro en casa puede ser una excelente manera de desalentar comportamientos potencialmente no deseados y al mismo tiempo brindarle a su perro un lugar seguro y cómodo para pasar el rato mientras usted está fuera o durmiendo. Los perros buscan naturalmente espacios similares a cuevas, y una jaula puede ser su santuario de situaciones estresantes, así como un lugar seguro y cómodo para relajarse y dormir. Un perro mayor puede ser entrenado en jaulas, solo requiere un poco más de paciencia y tiempo de su parte.

Elige la caja adecuada

El primer paso para entrenar a tu perro con una jaula es elegir una jaula adecuada. Debe determinar qué tamaño necesita su perro y qué material se adapta a su hogar y situación. Las cajas se pueden seleccionar en muchos tamaños y se pueden hacer de plástico, tela, alambre o malla.

La jaula que elijas debe ser lo suficientemente grande para que el perro se ponga de pie, se acueste y gire en ella. Afortunadamente, con un perro mayor, no tienes que preocuparte de que crezca y necesite una jaula más grande. Sin embargo, si su perro sufre de artritis u otras afecciones que afectan su espalda y/o articulaciones, debe invertir en una jaula un poco más grande con el acolchado adecuado para garantizar su comodidad.

El material que elija depende de dónde se almacenará la caja y cómo piensa usarla. Si está utilizando la jaula para viajar con su perro, una perrera de lados blandos es probablemente su mejor opción. El respaldo de plástico puede proporcionar una barrera más segura que hace que el perro se sienta cómodo y protegido. Por otro lado, una caseta de alambre puede ser ideal para el perro que disfruta de una vista menos restringida.

Introduce a tu perro a la jaula

Lo más importante que hay que recordar siempre cuando se entrena en box a un perro senior es que el box siempre debe estar asociado con una buena experiencia para el perro. El entrenamiento del cajón debe abordarse lentamente. Use refuerzo positivo y nunca empuje a un perro más allá de su nivel de comodidad. El proceso de acostumbrar a su perro a una jaula puede llevar semanas o incluso meses. Los perros adultos que nunca han estado en una jaula tienden a tardar más.

Leer más:  Razones por las que tu perro teme a los extraños y cómo detenerlo

Un buen punto de partida para cualquier perro es simplemente colocar la jaula en su casa donde el perro pueda verla, olerla y explorar el interior si así lo desea. Asegúrese de poner una manta suave u otro acolchado en la jaula. Puede ser útil usar una manta en la que el perro ya haya dormido para que huela a ti. La ropa de cama de felpa es especialmente importante para los perros mayores y aquellos con problemas ortopédicos.

Debe comenzar con la caja en el área principal de la casa donde se hospeda su familia. Cuando su perro entre, no cierre la puerta al principio. Se les debe permitir entrar y salir cuando les plazca. Incluso puede colocar golosinas, juguetes o comida justo dentro de la puerta de la perrera para atraer a su perro a mirar. Nunca obligues a tu perro a entrar en la perrera.

A medida que su perro acepta la jaula como una nueva parte de su hogar, puede comenzar a colocar golosinas más atrás en la jaula o incluso alimentarlo con sus comidas. El perro debe continuar siendo alimentado en la jaula, más y más atrás cada vez, hasta que entre con entusiasmo y coma su comida en ella.

advertencia

El box siempre debe ser un lugar cómodo y feliz para tu perro. Nunca castigue a un perro encerrándolo en su jaula. También hay algunos perros que, a pesar de un entrenamiento lento y constante, entrarán en pánico y quedarán atrapados en jaulas. Si este es el caso de su perro, debe consultar a su veterinario o a un conductista.

Cierra la puerta de la caja

Una vez que su perro esté comiendo cómodamente y con regularidad en la jaula, puede cerrar la puerta. Durante la comida, primero cierre brevemente la puerta y luego ábrala después de unos minutos. Si el perro parece asustado o trata de irse, abre la puerta y déjalo salir. Aumenta el tiempo que dejas la puerta cerrada hasta que comen toda su comida en la caja con la puerta cerrada.

Una vez conseguido este objetivo, se debe empezar a dejar al perro en la perrera durante un breve periodo de tiempo después de comer. Es útil dejar la jaula en un área de la casa donde haya gente para que el perro esté cómodo. Los perros son animales sociales y encuentran consuelo en la cercanía de su familia.

tiempo de construcción

Aumente gradualmente el tiempo que el perro pasa en la perrera durante las próximas semanas. Asegúrese de usar muchas recompensas para alentar a su perro a permanecer tranquilo en la jaula. Esto puede ser en forma de elogios, arrojándole golosinas adicionales a su perro cuando está tranquilo en la jaula u ofreciéndole un juguete favorito.

Tan pronto como su perro entre en la jaula, elógielo y dale una golosina. Cuando se sientan cómodos, cierre la puerta. Ve a una habitación cercana donde puedas escuchar al perro, pero él no pueda verte. Comience con 1-2 minutos y luego deje salir al perro.

Repita este proceso varias veces al día, agregando unos minutos cada vez al tiempo que sale de la habitación. Cuando su perro pueda tolerar al menos una hora solo en la jaula, puede comenzar a sacarlo de la casa por un corto tiempo.

Si su perro parece ansioso, gime, ladra o tiene problemas para salir, es posible que deba reducir la velocidad y disminuir el tiempo de cada sesión. Además, tenga en cuenta el momento del entrenamiento con jaula: no es útil encerrar a un perro que necesita ir al baño o si hay una actividad en la casa en la que el perro quiere participar.

Añadir una señal verbal

Ahora que su perro se siente cómodo en su jaula, puede comenzar a trabajar en una señal vocal que le indicará que entre en su jaula. La parte más importante de este ejercicio es recompensar al perro con elogios y una golosina por hacer lo que se le pide. Su señal puede ser cualquier cosa, pero siempre debe ser la misma una vez presentada. El lenguaje corporal físico, como señalar la jaula, puede ayudar a comunicar tu deseo de que el perro entre a la jaula.

caja durante la noche

Después de que su perro se haya sentido cómodo en la jaula mientras usted sale de la casa por períodos de tiempo variables, puede intentar encerrarlo durante la noche. Durante el entrenamiento, debe permitir que el perro acceda a la jaula en todo momento, ya que puede haber pasado parte o toda la noche en la jaula antes.

Nunca dejes a tu perro en la jaula por más de 8 horas durante la noche. Si tu perro gime un poco por la noche, trata de ignorarlo. Si respondes o lo dejas salir cuando se queja, refuerza el lloriqueo dándole la respuesta que quiere. Por supuesto, esto debería tener límites razonables.

Un perro que gime un poco pero luego se vuelve a dormir puede estar ajustándose y, con suerte, gimoteará cada vez menos a medida que se adapte a su nueva rutina. No se debe ignorar a un perro muy angustiado o en pánico, ya que algo puede estar mal o está tan ansioso que está desarrollando una asociación negativa con la jaula.

Es posible que algunos perros, especialmente los perros mayores, que sufren de ansiedad por separación no respondan bien al entrenamiento con jaula, y es posible que deba consultar a su veterinario, un conductista certificado o un entrenador de perros certificado para encontrar una solución que funcione.

Problemas y comportamiento de prueba

Los perros leen nuestras emociones, por lo que es importante mantener una actitud tranquila y confiada mientras hace ejercicio. Cuando te vayas, no actúes demasiado emocionalmente ni le des mucha importancia a decir adiós, ya que esto puede aumentar la ansiedad de tu perro. Con calma, pídele a tu mascota que entre en su jaula y cierre la puerta. Aléjese con calma y sin hacer un escándalo al respecto.

A la mayoría de los perros se les puede dejar una golosina, un juguete o una actividad de rompecabezas para ayudarlos a pasar el tiempo y, como recompensa por estar en la jaula, solo asegúrese de que sea indestructible y seguro para estar solo con estos materiales.

Cuando regrese a casa, no salude a su perro con un saludo dramático, fuerte y solemne. Entra en silencio a la casa y guarda tus cosas. No dejes que el perro salga de su jaula inmediatamente. Estar demasiado emocionado al llegar o liberar al perro de inmediato puede crear ansiedad a su regreso.

Es una buena idea empacar a tu perro con regularidad cuando estés en casa por poco tiempo. Esto reducirá su ansiedad y la asociación de la caja con tu ausencia.

¿Te ha resultado útil este post ?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir