¿El apio es seguro para los perros?

Si alguna vez te has preguntado si es seguro alimentar a tu perro con apio, no estás solo. Las verduras pueden ser un regalo saludable para los perros, pero no todas las verduras son seguras para los perros. Por esta razón, siempre es importante investigar un poco antes de alimentar a su perro con comida "humana". Muchos dueños de perros les dan a sus perros palitos de zanahoria como un refrigerio seguro, crujiente y bajo en calorías, pero ¿qué pasa con el apio? ¿Es seguro el apio para alimentar a los perros?

Aunque la dieta de un perro debe ser bastante alta en carne, los perros son técnicamente omnívoros, lo que significa que pueden comer y digerir nutrientes tanto de animales como de plantas. Esto no debería sorprender, dado que la mayoría de los alimentos comerciales para perros contienen no solo carne, sino también ingredientes de origen vegetal, incluidos granos como arroz y maíz, almidones como papas y guisantes, y muchos tipos de frutas y verduras. A muchos perros les gusta comer frutas y verduras como un regalo especial.

El apio se encuentra entre las muchas verduras que son seguras para alimentar a los perros con moderación. No a todos los perros les gusta comer apio, pero si a tu perro le gusta la textura crujiente de las zanahorias o las manzanas crudas, es posible que también le guste un poco de apio. Siga leyendo para obtener más información sobre los beneficios para la salud del apio y cómo incluirlo de manera segura en la dieta de su perro.

Los beneficios del apio para perros

El apio contiene vitaminas A, C y K, así como ácido fólico y potasio. El apio no contiene grasa, tiene un alto contenido de fibra y es muy bajo en calorías, lo que lo convierte en un excelente regalo para los perros con sobrepeso. Un tallo de apio de tamaño mediano (alrededor de 7 a 8 pulgadas de largo) tiene menos de 6 calorías. Masticar apio es bueno para los dientes y las encías de su perro e incluso puede ayudar a refrescar el aliento de su perro.

Leer más:  Los perros pueden comer Papaya: ¿Beneficios?

Preocupaciones potenciales de salud

El apio es un diurético, algo que hace que el cuerpo elimine agua del cuerpo. Comer demasiado apio puede hacer que tu perro orine más de lo normal. Cuando los perros comen demasiado apio (o demasiadas verduras), también pueden causar molestias gastrointestinales, como gases, gases, náuseas, vómitos y diarrea. Debido a que los perros no digieren bien las verduras crudas, podrían surgir problemas si el perro se traga grandes trozos de apio entero.

¿Qué tipo de apio pueden comer los perros?

Los perros pueden comer apio crudo o cocido. Si alimenta a su perro con apio crudo o cocido, depende de lo que espera obtener al alimentar este vegetal.

Si desea que su perro obtenga las vitaminas y los minerales, puede alimentarlo con apio cocido, o triturar apio crudo en una licuadora, o incluso hacer jugo de apio en un exprimidor y verter el líquido sobre la comida habitual de su perro. Si desea utilizar el apio como un refrigerio crujiente y bajo en calorías que podría ayudar a refrescar el aliento de su perro, entonces aliméntelo con apio entero y crudo. El apio crudo puede ser un buen refrigerio para los perros que están a dieta, ya que contiene muchas menos calorías que más masticables y otras golosinas.

Formas seguras de alimentar a su perro con apio

Al igual que con cualquier golosina que le des a tu perro, la moderación es la clave para alimentar a tu perro con apio. Cualquier apio debe agregarse a la comida regular de su perro como un regalo o adorno y no debe ser un sustituto de su dieta completa y balanceada. Al igual que con todas las golosinas, el apio debe representar menos del 10 por ciento de la dieta total de su perro (el 90 por ciento restante debe ser su dieta regular, completa y balanceada).

Leer más:  ¿Pueden comer arándanos azules los perros?

Intente ofrecerle a su perro una rama entera de apio y observe cómo se la come (para perros más pequeños, comience ofreciéndole media rama de apio o menos). Si su perro intenta tragar trozos de apio que son demasiado grandes, corte la rama de apio en trozos más pequeños antes de dárselo. Si su perro parece tener malestar estomacal por comer apio (por ejemplo, gases, distensión abdominal, diarrea, náuseas o vómitos), evite darle de comer apio y sustitúyalo por otro alimento crujiente como rodajas de manzana o cualquier otro alimento que sea más fácil para su estómago.

¿Te ha resultado útil este post ?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir