Prolapso rectal en perros

prolapso rectal puede ocurrir en cualquier raza de perro, así como en la mayoría de los demás mamíferos, independientemente del sexo o la edad. Como su nombre indica, esta condición incluye la rectoque sobresale de la abertura anal. Inicialmente, el prolapso solo puede ocurrir mientras su perro está defecación, pero con el tiempo, la recaída puede volverse tan grave que sobresale constantemente por el ano. Además de ser incómodo para su perro, esto es muy grave, ya que un prolapso no tratado puede hacer que el perro no pueda evacuar las heces, lo que en última instancia puede provocar una enfermedad grave o incluso la muerte.

El prolapso rectal no ocurre por sí solo, sino que es causado por otro problema, por lo que se debe abordar el problema subyacente para tratar el prolapso y evitar que regrese. Saber cómo reconocer esta condición y qué pasos tomar para tratarla puede ayudar a prevenir que se desarrollen problemas aún mayores. Afortunadamente, la mayoría de los perros se recuperan por completo con tratamiento.

¿Qué es el prolapso rectal?

El prolapso rectal es una condición en la que la última parte del tracto intestinal de un perro, el recto, sobresale de la abertura anal. El tejido rectal se evierte y aparece como un cilindro o tubo de tejido rosado que sobresale del ano del perro. En un prolapso incompleto, solo la mucosa que rodea el recto sobresale del ano, mientras que en un prolapso completo, todas las capas del recto sobresalen. La enfermedad es más común en animales de granja como cerdos, vacas y ovejas, pero también se observa en perros.

Síntomas del prolapso rectal en perros

Los perros con prolapso rectal tienen una masa tubular carnosa evidente que sobresale de la abertura rectal. Las heces suelen ser lo único que sale de esta abertura, por lo que es difícil pasar por alto una masa rosada o roja. Con un prolapso incompleto, es posible que solo vea el tejido que sobresale mientras su perro lucha por defecar, seguido por el prolapso que regresa a su posición normal una vez que el perro ha terminado. Sin embargo, en un prolapso completo, el tejido sobresale del ano incluso después de que su perro haya defecado. Su perro puede empujar su parte trasera si tiene un recto prolapsado, y si este tejido se desgarra o se inflama e irrita demasiado, también se puede ver sangre.

Leer más:  distensiones musculares en perros

señal

  • Masa cilíndrica rosada o roja que sale del ano
  • Scooting la parte trasera
  • Esfuerzo para defecar
  • hemorragia en el extremo posterior

Un prolapso rectal es alarmante de ver y difícil de pasar por alto. Notarás un bulto rosado o rojo o un tubo de carne que sobresale del ano de tu perro, ya sea cuando está defecando o constantemente si el prolapso es lo suficientemente grave. Junto con el prolapso visible, es probable que notes signos de incomodidad. La mayoría de los perros arrastran sus cuartos traseros por el suelo para aliviar el dolor, y puede sangrar si el tejido está muy irritado o desgarrado. Por lo general, su perro se esforzará para defecar, permanecerá encorvado durante mucho tiempo y parecerá angustiado o incómodo. Si el prolapso es severo, es posible que las heces no pasen en absoluto.

Causas del prolapso rectal en perros

Hay varias razones por las que un perro puede desarrollar un prolapso rectal, pero una de las razones más comunes es esforzarse para defecar. Verás a tu perro en la clásica pose agachada intentando hacerlo
evacuaciones intestinales fallidas o evacuaciones intestinales más prolongadas de lo habitual. El sobreesfuerzo puede ocurrir debido a la diarrea, el estreñimiento o al tratar de expulsar un objeto extraño.

  • Los parásitos intestinales también pueden provocar prolapso rectal, ya que pueden causar irritación y diarrea junto con el esfuerzo de pasar algunos de los gusanos largos.
  • El cáncer de colon o recto y la enfermedad de próstata en perros machos también pueden provocar el debilitamiento de las estructuras que mantienen el recto en su lugar.
  • Finalmente, las perras que tienen dificultad para dar a luz (lo que se conoce como distocia) pueden experimentar un prolapso rectal al esforzarse para expulsar a un cachorro.

Diagnóstico de prolapso rectal en perros

Debido a su apariencia distintiva, un prolapso rectal es fácil de diagnosticar para usted o su veterinario. Sin embargo, su veterinario realizará un examen físico completo de su perro, incluido un examen rectal manual, análisis de heces para determinar si hay parásitos presentes, análisis de sangre para descartar infecciones sistémicas y, posiblemente, una ecografía abdominal o radiografías para detectar obstrucciones, masas, u otros problemas de salud.

Tratamiento del prolapso rectal en perros

Un prolapso rectal requiere atención veterinaria inmediata. Sin embargo, puede tomar medidas para evitar daños mayores manteniendo el tejido húmedo hasta que llegue al consultorio del veterinario. Se puede usar agua, solución salina, vaselina o lubricante a base de agua aplicado sobre el prolapso con un paño limpio para evitar que el tejido se seque hasta que pueda ser tratado por su veterinario.

El reemplazo quirúrgico del prolapso se puede realizar mientras su perro está bajo anestesia. A menudo, el veterinario aplicará medicamentos en el prolapso para reducir la hinchazón antes de volver a colocarlo en su lugar. Por lo general, las suturas mantienen temporalmente el recto en su lugar mientras sana. Sin embargo, si el tejido está severamente dañado, esta parte del tracto intestinal debe extirparse quirúrgicamente. Su perro será enviado a casa con antibióticos, analgésicos y un collar electrónico para evitar que mastique o lama el sitio quirúrgico mientras sana.

Sin embargo, para tratar con éxito y de forma permanente un prolapso rectal en un perro, se debe abordar la causa subyacente de la afección. La diarrea puede requerir tratamiento con antidiarreicos, probióticos, antibióticos e incluso antiparasitarios cuando se debe a parásitos intestinales. Pueden ser necesarios cambios en la dieta para tratar el estreñimiento, p. B. Agregar más fibra a la dieta del perro. Es posible que sea necesario extraer quirúrgicamente los objetos extraños si no se pueden expulsar en las heces, y es posible que se deba realizar una cesárea si una perra en trabajo de parto no puede dar a luz de forma natural. El cáncer de recto o colon por lo general requiere una resección quirúrgica o esteroides para su tratamiento, y la enfermedad de la próstata probablemente requerirá que la perra sea esterilizada.

Pronóstico del prolapso rectal en perros

Afortunadamente, la mayoría de los perros se recuperan por completo de un prolapso rectal con un tratamiento oportuno. Si se toman medidas para corregir la causa de la afección, es poco probable que el perro sufra otro prolapso. Sin embargo, si el prolapso no se trata, es posible que su perro no pueda defecar, lo cual es una emergencia médica que puede provocar la muerte.

Cómo prevenir el prolapso rectal en perros

La mejor manera de prevenir un prolapso rectal en tu perro es evitar que se esfuerce para defecar. La diarrea, el estreñimiento, los parásitos y otras causas de sobreesfuerzo pueden requerir medicamentos, dietas especiales o suplementos para tratar. Cuanto antes se aborde la distensión, menos probable es que ocurra un prolapso rectal.

¿Te ha resultado útil este post ?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir