¿Pueden los perros comer calabaza?

La calabaza se ha convertido en un alimento básico de otoño para los humanos y, mejor aún, es uno de los pocos alimentos "humanos" que muchos veterinarios recomiendan. Y por una buena razón: es una fruta nutritiva (no un vegetal, lo crea o no) que está repleta de fibra y antioxidantes, y tiene un alto contenido de vitaminas y minerales. La calabaza también es baja en calorías y es poco probable que provoque obesidad u otros problemas relacionados con el peso. Incluso se cree que ayuda a los perros a perder peso (si se ofrece adecuadamente).

Los beneficios de la calabaza para perros

Debido a que la calabaza tiene un alto contenido de fibra y es fácil de digerir para nuestros amigos de cuatro patas, los veterinarios a menudo la recomiendan para tratar problemas gastrointestinales como diarrea y estreñimiento. La calabaza contiene casi tres gramos de fibra natural por porción de taza, por lo que puede ralentizar la digestión de su mascota y promover movimientos intestinales regulares, lo que ayuda a mantener la salud intestinal.

La calabaza también es una excelente fuente de vitaminas A, C y E, así como de potasio, hierro y otros nutrientes que pueden hacer de todo, desde mejorar la visión de tu mascota hasta combatir enfermedades y proteger sus articulaciones a medida que envejece.

Preocupaciones potenciales de salud

Al igual que con cualquier alimento, siempre debe ofrecerlo con moderación (y obtener la aprobación de su veterinario). El peligro potencial de la calabaza es que está repleta de vitamina A, y aunque los perros pueden beneficiarse de vitaminas adicionales, al igual que los humanos, el consumo excesivo de ciertas vitaminas en realidad puede ser tóxico para las mascotas. Sin embargo, tendrías que alimentar a tu perro con bastante calabaza para ponerlo en riesgo, entre 10 y 1000 veces la cantidad recomendada (que es de una a cuatro cucharadas al día).

Leer más:  ¿Pueden los perros comer cebollas?

El alto contenido de fibra de la calabaza también significa que debe proceder con precaución, ya que demasiada calabaza puede causar malestar estomacal en muchos perros. Tenga cuidado de no usar más de una cucharadita o dos para los cachorros (los perros mayores pueden manejar un par de cucharadas) y ofrezca pequeñas cantidades cuando le presente la calabaza a su perro por primera vez para asegurarse de que pueda tolerarla.

¿Y qué pasa con las calabazas sobrantes que quedaron afuera? Podrían haber estado bien como decoración de la puerta de entrada, pero debes evitar alimentar a tu perro con estas calabazas especiales. Estas calabazas generalmente ya están en un estado de descomposición y pueden albergar moho y bacterias que podrían ser tóxicas para su perro si las ingiere. También existe el riesgo de que su perro consuma la pintura o las decoraciones sobrantes de la calabaza, o incluso los productos químicos u otros residuos de cualquier lugar donde se exhibió la calabaza en el exterior.

Además, las partes externas de la calabaza, como los tallos y las hojas, nunca deben comerse y pueden ser peligrosas para su perro, ya que representan un peligro de asfixia y riesgo de bloqueo intestinal, ya que son difíciles de masticar y digerir. Si su perro accidentalmente pone sus patas en una calabaza vieja, esté atento a los síntomas de problemas estomacales y notifique a su veterinario. Si su perro se ha comido el tallo, se necesita atención veterinaria inmediata para eliminar la posibilidad de una obstrucción intestinal potencialmente mortal.

Cómo servir calabaza a tu perro

La mayoría de los perros se volverán locos por el puré de calabaza cocida, que es más fácil de digerir y absorber para nuestros amigos de cuatro patas que su forma cruda. Tanto el puré de calabaza casero como la calabaza enlatada son seguros para los perros, pero debe tener mucho cuidado de no ofrecerle accidentalmente a su perro un relleno de pastel de calabaza que esté cargado de azúcar agregada y especias que puedan ser potencialmente dañinas para su mascota. La misma regla se aplica a las tartas de calabaza y otras golosinas rellenas de calabaza para humanos (no importa cuánto ruegue su perro por probar).

Leer más:  Valor nutricional de los huevos para perros.

Si elige usar calabaza fresca, asegúrese de cocinarla primero, ya que esto suavizará la textura de la pulpa y hará que sea más fácil para Fido tragar y digerir mientras previene el riesgo de estreñimiento. De hecho, siempre es una buena idea cocinar cualquier fruta o verdura antes de dársela a tu perro, ya que esto eliminará eficazmente cualquier bacteria o sustancia química dañina de la comida.

Las calabazas enlatadas también son increíblemente fáciles de incorporar a la dieta de su perro. La comida seca regular de su perro se puede cubrir con calabaza enlatada, o incluso puede espolvorear un poco de calabaza en un hueso (o en un juguete Kong). Por supuesto, a muchos perros les gusta lamerlo directamente de la cuchara. Si te gusta hornear tus propias golosinas caseras, la calabaza siempre es un ingrediente económico pero nutritivo (y delicioso).

Si bien las semillas de la mayoría de las verduras y frutas están prohibidas para las mascotas, las semillas de calabaza son realmente seguras y potencialmente saludables para los perros. De hecho, las semillas son la parte más nutritiva de la calabaza, ya que son ricas en proteínas y ácidos grasos, además de minerales como el magnesio. Hay estudios recientes que muestran que las semillas de calabaza en realidad pueden ser extremadamente beneficiosas para la salud de su mascota; Los antioxidantes pueden ayudar a estimular el sistema inmunológico del perro mientras promueven una piel y un pelaje saludables, mientras que los ácidos grasos omega-3 pueden mejorar su piel e incluso prevenir una erupción cutánea con picazón u otra inflamación.

Al igual que con el puré de calabaza, es mejor ofrecerle solo unas pocas semillas al principio (también se pueden triturar y agregar a la comida para perros). Tenga en cuenta que el contenido de grasa de las semillas puede causar heces blandas y otros malestares estomacales. Por lo tanto, asegúrese de consultar con el veterinario de su mascota antes de ofrecerle semillas de calabaza.

Leer más:  ¿Pueden los perros comer pimienta negra?

¿Te ha resultado útil este post ?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir