¿Pueden los perros comer nueces?

¿Se pregunta si los perros pueden comer nueces? Si bien estas nueces de árbol son un refrigerio nutritivo y rico en proteínas para los humanos, no son el regalo más amigable para Fido. Cuando se trata de nueces, es mejor no compartirlas con su perro: las nueces se consideran tóxicas para los perros debido a su capacidad para formar moho y pueden causar molestias gastrointestinales, obstrucción intestinal u otros síntomas graves, como convulsiones en los perros.

¿Las nueces pecanas son seguras para los perros?

Las pecanas son nativas de América del Norte y México y se encuentran a menudo en tartas, pasteles, muffins y otras delicias. También son un refrigerio abundante por sí solos porque tienen un alto contenido de grasas saludables e insaturadas y están repletos de al menos 19 vitaminas y minerales.

Si su perro arrebata una nuez que accidentalmente cayó al suelo, probablemente no sea nada de qué preocuparse. Pero las pecanas definitivamente no son seguras para ofrecerle a su perro como golosina, ya que estas nueces en particular pueden contener una toxina conocida como jugloneque puede ser perjudicial para su mascota (el juglone también es muy tóxico para los caballos).

Al igual que las nueces, las pecanas son susceptibles al moho, que contiene micotoxinas tremorogénicas, que son sustancias nocivas producidas por algunas especies de moho. Cuando un perro las consume, estas toxinas pueden causar temblores, convulsiones e incluso daños en el sistema neurológico de un perro. Las nueces pecanas son un tipo de nuez de árbol que también puede contener otra toxina natural, la aflatoxina, que se produce a partir de un moho que crece en las nueces conocido como aspergilo.

Si su perro se traga una nuez pecana que tiene moho (lo que puede ocurrir fácil y rápidamente en las cáscaras), pueden presentarse síntomas como convulsiones y otros problemas neurológicos. Si bien las nueces son inofensivas para las personas que no son alérgicas a las nueces, el sistema gastrointestinal de los perros no es lo suficientemente fuerte como para resistir las toxinas que pueden estar al acecho en el exterior de estas nueces.

Leer más:  ¿Pueden los perros comer piñas?

¿Qué sucede cuando tu perro come nueces?

Si su perro tragó accidentalmente una nuez con moho o logró robar una gran cantidad de estas nueces (piense en un puñado o más), los síntomas inmediatos a los que debe prestar atención son los vómitos y la diarrea. A veces, estos síntomas solo duran unas pocas horas, pero en casos más graves, los vómitos y la diarrea se vuelven más intensos y debe llevar a su perro al veterinario de inmediato, ya que su condición puede ser fatal si no se trata.

Si su perro vomita, orina o defeca con más frecuencia, es probable que su veterinario necesite administrarle medicamentos y líquidos, y hacerle análisis de sangre. Las nueces procesadas preenvasadas también pueden contener aditivos como sal u otras especias que pueden ser dañinas para nuestras mascotas y afectar el hígado y los riñones. Si siente que su perro no se siente bien o se comporta de manera inusual después de ingerir nueces, debe consultar a un veterinario de inmediato.

Los frutos secos, como las pecanas, tienen un alto contenido de grasa, por lo que pueden alterar el estómago de tu perro y provocar síntomas gastrointestinales comunes como la diarrea. Comer nueces pecanas y otros frutos secos también puede provocar el desarrollo de enfermedades graves como pancreatitis, una inflamación del páncreas o gastroenteritis, que se produce cuando el estómago o los intestinos del perro se inflaman.

Al igual que muchas nueces, las pecanas pueden ser difíciles de digerir para los perros, y su tamaño y textura pueden causar obstrucciones intestinales graves (e incluso potencialmente mortales), especialmente en razas más pequeñas. Estos bloqueos a menudo requieren cirugía.

Leer más:  Cómo elegir los mejores masticables para perros

¿Hay algún beneficio para la salud de las nueces para perros?

Las nueces como las nueces pecanas están llenas de grasas y proteínas saludables, fibra, vitaminas y minerales, y las nueces pecanas pueden reducir los niveles de colesterol malo. Son ricos en antioxidantes y también tienen un sabor naturalmente dulce que enloquecería a la mayoría de los perros.

Desafortunadamente, sin embargo, dado que su perro tendría que comer una cantidad significativa de nueces para obtener los beneficios para la salud que los humanos pueden tener, y hacerlo los pondría en riesgo de sufrir problemas de salud graves, nuestros compañeros caninos simplemente no deberían comer nueces.

¿Son otras nueces seguras para los perros?

Los veterinarios generalmente no recomiendan nueces para perros. Algunos pueden considerarse menos dañinos, como los cacahuetes, los anacardos y las almendras. Aunque estos frutos secos contienen todos los nutrientes como fibra y proteínas, pueden representar un peligro de asfixia, ponerlo en riesgo de malestar estomacal u obstrucción intestinal, y a menudo están repletos de aditivos potencialmente dañinos como la sal y otros saborizantes.

Bajo ninguna circunstancia debes ofrecerle a tu perro nueces de macadamia o nueces de nogal, ya que ambos se consideran tóxicos para los perros. También se sabe que las nueces negras y los pistachos son especialmente dañinos para nuestras mascotas. Si su mascota ingiere accidentalmente más de estos, busque atención médica de inmediato.

Preguntas más frecuentes

  • Si bien es poco probable que su perro se enferme gravemente si se las arregla para comer una nuez o dos, siempre existe la posibilidad de que un perro pequeño, un perro mayor o un perro con problemas de salud subyacentes se beneficien enormemente incluso con unas pocas nueces pecanas. nueces pecanas. Por lo tanto, siempre es mejor asegurarse de que las nueces estén fuera del alcance de su mascota.

  • Si sabe o sospecha que su perro ha comido nueces, llame a su veterinario o al hospital de animales de inmediato. No provoque el vómito ni medice a su perro a menos que lo recomiende específicamente un veterinario.

  • Los cacahuetes son legumbres, a diferencia de las pecanas, que son frutos secos. Por lo general, a los perros les encantan los cacahuetes y la mantequilla de cacahuete, pero al igual que otros frutos secos y semillas, estas golosinas tienen un alto contenido de grasas y calorías y suponen un peligro de asfixia si se comen enteras.

    Sin embargo, está bien darle ocasionalmente a su perro un poco de mantequilla de maní como un regalo especial o como una forma furtiva de hacer que su perro tome una pastilla o medicamento. Sin embargo, es mejor darle a su perro mantequilla de maní sin azúcar ni sal añadida.

¿Te ha resultado útil este post ?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir