Síndrome de vómitos biliares en perros

Para perros que ocasionalmente vomitan bilis y gozan de buena salud con un peso corporal y niveles de energía normales, Síndrome de vómitos biliares podría ser un posible diagnóstico que su veterinario considerará. Esta es una condición que ocurre regularmente en algunos perros, y la condición se diagnostica con mayor frecuencia en perros jóvenes machos castrados de raza mixta. Obtenga más información sobre el síndrome de vómitos biliares y lo que puede hacer para que su perro se sienta más cómodo cuando se le diagnostica la afección.

¿Qué es el síndrome de vómitos biliares?

El vómito bilioso describe el vómito que parece líquido transparente, espuma o líquido amarillo claro. Se cree que este líquido es una mezcla de líquido gástrico y bilis, un líquido amarillo secretado por la vesícula biliar que ayuda en la digestión. Esto difiere de otros tipos de vómitos en los que un perro puede vomitar comida y/u objetos extraños.

En el síndrome de vómitos biliares, los perros suelen vomitar bilis cuando tienen el estómago vacío, como temprano en la mañana o después de un largo ayuno entre comidas. Casi siempre es una condición recurrente o crónica, lo que significa que es común. Esto puede ser diario, algunas veces a la semana o algunas veces al mes. Por lo general, estos perros vomitan solo una o más veces seguidas y luego están bien por el resto del día.

Síntomas del síndrome de vómitos biliares en perros

El síntoma principal del vómito bilioso es el vómito frecuente de esta mezcla de líquido claro, espumoso o amarillento a pesar de ser saludable y, por lo demás, capaz de retener los alimentos y el agua. Algunos perros que padecen esta afección también experimentan un gorgoteo abdominal intenso. Pueden sentir náuseas al lamerse los labios, babear y/o asfixiarse. A veces, debido a esta sensación de náuseas, dudan en comer la comida que se les ofrece. Es importante discutir estos signos con su veterinario y no asumir que esta condición está presente en su mascota, ya que otras enfermedades como estreñimiento, parásitos, etc. pueden parecerlo.

¿Qué causa el síndrome de vómitos biliares en los perros?

Se cree que vomitar bilis tiene algunos factores contribuyentes, pero en la mayoría de los casos la causa exacta no está clara. A menudo se lo conoce como síndrome de vómitos biliares idiopáticos, lo que significa que se desconoce la causa exacta. Esta condición a menudo es el resultado de que el estómago está vacío durante un período prolongado de tiempo, combinado con una secreción excesiva de ácido gástrico o reflujo de líquido desde los intestinos hacia el estómago.

Esto puede causar náuseas e irritación estomacal. Por esta razón, la condición también se conoce como gastritis por reflujo, que simplemente significa irritación del estómago debido al reflujo. Estos perros vomitan como resultado de la irritación del estómago y las náuseas, pero como no hay comida en el estómago, solo vomitan líquido espumoso.

¿Cómo diagnostican los veterinarios el síndrome de vómitos biliares en perros?

Los veterinarios diagnostican esta condición a través de una combinación de un historial cuidadoso de los signos y el patrón de vómitos y pruebas que ayudan a descartar otras causas de vómitos. Su veterinario querrá saber cómo se ve el vómito, con qué frecuencia ocurre, a qué hora del día ocurre y qué otros síntomas podría estar experimentando su perro.

Es muy importante buscar otras posibles causas de los vómitos que podrían ser más graves y requerir un tratamiento específico. Su veterinario probablemente querrá realizar algunas pruebas de diagnóstico para descartar estas otras causas posibles. Estos pueden incluir análisis de sangre, examinar una muestra de heces en busca de parásitos, radiografías, ultrasonido y/o una endoscopia con biopsias del estómago y los intestinos.

Cómo tratar el síndrome de vómitos biliares

Si su veterinario determina que su perro tiene el síndrome de vómitos biliosos y todas las demás pruebas son normales, el tratamiento tendrá como objetivo prevenir los factores que provocan los vómitos. Un consejo clave es alimentar a los perros con comidas más pequeñas y frecuentes a lo largo del día, incluido un premio nocturno para los perros que vomitan temprano en la mañana. Esto evitará que el estómago esté vacío por mucho tiempo y puede reducir la probabilidad de vómitos. Es importante recordar no aumentar el valor en total Incluya la cantidad de comida que come su perro cada día, pero reduzca cada comida para repartir la alimentación y evitar el aumento de peso.

En algunos casos, su veterinario también puede recomendar medicamentos que se toman diariamente para reducir el ácido estomacal, proteger el revestimiento del estómago y/o mejorar la motilidad, que es el movimiento de líquidos y alimentos a través del tracto digestivo. Su veterinario seleccionará un medicamento que sea apropiado para su perro si su perro tiene otras condiciones de salud o está tomando medicamentos.

Pronóstico para perros con síndrome de vómitos biliares

El pronóstico de esta afección es muy favorable ya que no suele causar problemas graves y es más una molestia que otra cosa. La mayoría de los perros responden muy bien al régimen de tratamiento anterior y la condición puede desaparecer por completo o al menos ocurrir con una frecuencia significativamente menor. Es muy importante ver a un veterinario para perros cuya condición no está mejorando o cuya condición parece estar empeorando, ya que estos perros pueden tener otra condición médica y necesitarán pruebas y tratamiento adicionales.

Cómo prevenir el síndrome de vómitos biliares

Afortunadamente, la mayoría de los perros nunca vomitan bilis, por lo que no es necesario hacer nada al respecto en perros sanos. Para los perros que han sufrido esta condición antes, es una buena idea alimentarlos con comidas pequeñas y frecuentes para siempre. Esta es una estrategia excelente y segura para evitar que el estómago permanezca vacío por mucho tiempo y puede prevenir futuros episodios de vómitos biliosos. Otros perros pueden necesitar medicamentos a largo plazo si las tomas frecuentes no son suficientes para controlar sus síntomas.

Algunos perros también pueden beneficiarse de los cambios en la dieta según las recomendaciones de su veterinario. Es importante consultar a su veterinario si nota un cambio repentino en los síntomas de su perro, incluidos vómitos más frecuentes, una apariencia diferente del vómito o un cambio en el patrón y el momento de los episodios. También informe cualquier otro síntoma nuevo, como fatiga o diarrea, ya que estos indican un problema completamente diferente y requerirán más investigación y pruebas.

¿Te ha resultado útil este post ?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir